»

¿Qué quieres ser de mayor? ¿Qué quieres ser en la vida?

he ganado

¿Qué quieres ser de mayor?

A veces de pequeños nos preguntan: “¿Qué quieres ser de mayor? ¿Qué quieres ser en la vida?“. A mi cuando me lo preguntaron mis padres les dije que neurocirujano, se lo había oído a alguien en clase y parecía haber hecho buena elección así que cuando me preguntaron mis padres sin un solo atisbo de duda conteste que neurocirujano.

Mi madre al oírme decir aquello y con aquella seguridad en mi, se le dibujo una sonrisa en la cara y dijo: “Jose Maria mira a ver lo que dice Carlos que de mayor quiere ser neurocirujano”, a lo que mi padre contesto: “¡Ah! ¡muy bien pues oye! a ver si acabas siéndolo Carlos.

Ni he acabado siéndolo, ni quiero serlo, ni tampoco quise en su día, ni tan siquiera el chico al que copie la respuesta sabía si quería serlo, pero el lo tenía más jodido, su padre era neurocirujano.

El caso es que es cierto eso que suele decirse, que, podemos pasar dos meses planificando donde nos iremos de vacaciones pero no encontramos un momento para hacer un planning de nuestra vida, de modo que en muchas ocasiones las personas puede que se encuentren de frente con su destino dorado pero como no saben que es lo que quieren no lo reconocerán.

¿Qué quieres ser en la vida?

Yo creo que de un camino deben gustarte dos cosas: caminarlo y llegar al final.
Yo he estado siempre trabajando de mozo de almacén en empresas de logística y puedo decir que, ni me gusta el camino ni me gusta el final pero el caso es que aquí he acabado y yo soy el único responsable de eso. Desde el 2014 mi tiempo libre se lo dedico a mis proyectos online, de los cuales me gustaría llegar a vivir algún día, pero a día de hoy tengo que confesar que aún no me han dado ni un puñetero euro, no obstante, me gusta el camino y me gusta el final, así que al menos ya se lo que quiero ser o hacer en la vida.

Si quieres ser cocinero, tendrá que gustarte picar cebollas y si quieres ser mecánico de coches tendrás que ensuciarte las manos y meterte debajo de los coches. Pero no pienses en ser algo si no estas dispuesto a recorrer el camino que conduce a su destino, porque estarás perdiendo tiempo y dinero.

A uno puede gustarle ser diferentes cosas en la vida pero… ¿le gustan todos los caminos para llegar hasta ellas? Pues en muchos casos no, por eso es importante ser honesto con uno mismo y estudiar bien cada camino. Debemos ser realistas cuando imaginemos un camino, si quieres ser ingeniero informático no te imagines que estudiando cuatro horas al día durante dos años ya te convertirán en ingeniero.

Andar el camino

Lo bueno de andar el camino es que es el indicador perfecto para saber si estas haciendo algo que te gusta o no, otra forma de saberlo es preguntarse uno mismo si estaría dispuesto a hacerlo gratis sin cobrar dinero, si la respuesta es si, entonces significa que te gusta el camino.

Andar el camino, en muchas ocasiones hace que nos desviemos o tengamos que tomar decisiones con las que no contábamos, las ideas de nuestra mente nunca son calcos en la realidad, siempre habrá diferencias, es el precio de vivir los sueños.

Andar el camino significara que en muchas ocasiones sacrifiques tu tiempo de ocio para dedicárselo a cumplir tus sueños, por eso debe gustarte andar el camino porque de lo contrario tarde o temprano siempre encontraras excusas para no realizar ese sacrificio.

Andar el camino es confiar en uno mismo, en nuestra capacidad de aprender nuevas tareas y experiencias, es confiar en que tenemos capacidad para hacer más de lo que realmente necesitamos hacer. Andar el camino nos hace tomar consciencia de lo polivalentes que podemos llegar a ser si uno tiene la determinación de aprender y la claridad de que, todo eso aprendido debe llevarle a algún lugar.

Una forma para motivarse y ponerse manos a la obra en la consecución de tus sueños es haber acabado en un sitio de mierda al que detestas ir a trabajar ¿Porque te digo eso? Por que al menos en mi caso, ese es el mejor motor, la mejor inyección que pueden ponerme para que comience a trabajar en mis proyectos. Solo de pensar que podría permanecer allí durante toda mi vida, hace que me entre la ansiedad y piense ¡Vamos tío! ¡Muévete que si no nos quedamos aquí toda la puta vida!

Llegar al final

Llegar al final, solo ya como idea debe ser algo que nos estimule. Llegar debería ser una sensación de euforia en la que uno tiene que gritar al aire y decir: ¡¡Yo he podido!! ¡¡Yo lo he conseguido!! Algo que cuando volvamos la vista atrás y recordemos ciertas situaciones y vicisitudes y como las superamos, pensemos en nosotros como, una persona que acaba las cosas. Es importante que en ocasiones, pensemos en nosotros de esa forma, como si fuésemos máquinas implacables que ejecutan las cosas. Nos hace saber que además de tener buenas ideas somos personas con la voluntad necesaria como para convertir esas ideas en realidad.

Conclusión

Sé honesto contigo mismo y decide ¿Confías en ti como para llevar a cabo eso que deseas? Si la respuesta es si, ya sabes, elige algo que tanto su camino como su final, te gusten.

Generalmente, llegan al final los que saben que cuando lleguen tendrán que fijarse nuevos caminos. Nadie toca chufa y se va, llegar a ese final seguro que será una nueva puerta a nuevas experiencias, para las cuales seguro que habrá múltiples caminos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>